Muchas son las tradiciones y supersticiones que rodean al mundo de las bodas y que van pasando de generación en generación. Seguro que si te casas a alguien se le escapa la expresión: ¿llevarás algo viejo, algo nuevo, algo prestado y algo azul el día de tu boda? porque según dicen, trae buena suerte. Y además, es una tradición muy fácil de seguir puesto que algo viejo y/o prestado podría ser una joya familiar, algo nuevo el propio vestido de novia y algo azul…mmmm…igual no es tan fácil como parece. Pero, oye, la suerte cuesta 😛

Otra tradición, o más bien superstición,  es que el novio no vea a la novia antes de la ceremonia y es que si esto ocurre, atraeremos a la mala suerte. Y lo que queremos para ese día es todo lo contrario, que todo vaya bien y tener suerte. Así que seguramente muchas de las novias no se arriesgarán a que sus futuros maridos las vean antes del inicio de la ceremonia.

También tradiciones destacables son las del ramo de novia, las alianzas de los contrayentes y el lanzamiento de arroz de forma indiscriminada hacia los novios al finalizar la ceremonia. Aunque, de este último hoy en día también existe la modalidad de confeti y la de pétalos de rosa. Estas dos últimas, eso sí, muy coloridas y menos dolorosas 🙂

¿Y que me decís de la curiosa y repentina afición a la meteorología de las novias que están a puntito de casarse? ¿Y si llueve el gran día? Pues chicas, siempre os quedará el consuelo del dicho popular que dice “novia lluviosa es novia dichosa”.

Sea como sea, y siguiendo tradiciones o no, ese día será uno de los días más felices de vuestra vida, así que no os preocupéis y disfrutarlo. Lo importante ese día es dejarse llevar y no preocuparse por nada porque al final siempre sale todo bien.