Como en casi todas las sesiones que hago a parejas al principio Carmina y su chico Guerra estaban como tímidos, cortados, pero poco a poco fueron abriéndose y acabamos todos echándonos unas risas. Carmina es coqueta, Guerra es, al contrario de lo que su nombre pueda aparentar, estupendo, los dos forman una maravillosa pareja y están ilusionados con lo que el futuro les trae.

Nos fuimos a la playa de Castellón, justo al lado del Planetario de Castellón, para hacer esta sesión, era tarde y no nos quedaba mucho tiempo de sol, pero lo aprovechamos a tope. Esta vez me acompañó Adrian Morote como segundo fotógrafo (que no ayudante).

 

Localización: Planetario de Castellón

Segundo fotógrafo: Adrian Morote