Algo que va ganando cada día más popularidad en las bodas es la idea de endulzar la velada con un surtido de chucherías. Las nubes, las moras y las piruletas están invadiendo las barras libres haciendo que sean el complemento idóneo a una buena copa. La forma de presentarlo depende mucho de la creatividad de los novios o del propio restaurante o tienda de golosinas. Hay muchas parejas que deciden comprar ellos mismos los cuencos de cristal y elaborar unos bonitos carteles descriptivos. Este es uno de los muchos aspectos de la boda donde puedes hacértelo tú mismo (Do It Yourself). Otros muchos deciden contratar estos servicios a un profesional y así despreocuparse de comprar las chucherías y decorarlo. Sea cual sea la forma de elaborarlo lo que está claro es que siempre es un éxito asegurado.