A veces las previsiones meteorológicas se cumplen, nos guste o no. Otra cosa es que les hagamos caso o no. La sesión de Ruth y Asier tenía que realizarse en Pascua, sí o sí,  ya que residen en Mondragón (País Vasco) y ya no iban a volver a Castellón hasta la semana de la boda. Por ello, aunque el cielo estaba cubierto de nubes y la tarde pintaba un poco fea, decidimos salir a la aventura.

La verdad es que el tiempo aguantó bien la mayor parte de la sesión. Eso sí, fue sacar los globos de colores y empezar a hacer un aire que anunciaba lo que iba a suceder minutos después. Nos tocó correr en varias ocasiones y nos mojamos bastante pero gracias a la lluvia pudimos usar un complemento adicional, el paraguas. Aquí os dejamos una muestra de esta preboda pasada por agua.

 

 

[Ver más prebodas]